Make your own free website on Tripod.com
 

PaleoArgentina - www.paleontologia.deargentina.net.ar

Paleontologia de Argentina te invita a recorrir virtualmente el pasado de nuestro pais, por medio de textos e imagenes de gran calidad, convirtiendose en el sitio mas completo de su tematica en toda America Latina. Gracias por tu visita y cualquier duda comunicate con nosotros por correo electronico: paleontologia@deargentina.net.ar o paleontologiaweb@yahoo.com.ar.

I   Volver Principal   I   Comunicate con nosotros   I     Imprimir esta Pagina   I     Bajar la Pagina en Formato Zip   I

 

Periodo Plioceno:

El Periodo Plioceno comprende entre los últimos 5 y 2,5 millones de años de la tierra. En la Republica Argentina se encuentra dividido en tres edades principales.

La edad "Montehermorense" comprende un lapso intermedio entre el Mioceno tardío y el Plioceno temprano. Tiene una antigüedad entre 6 y 4 millones de años. Los depósitos sedimentarios afloran a unos 15 kilómetros al sur de la localidad de Pehuen-co, Provincia de Buenos Aires, Argentina. La edad "Chapadmalalense" es tal vez la mas importante del Periodo Plioceno por la abundancia de restos fósiles y evidencias ambientales. Tiene entre 4 y 3,2 millones de años y corresponden a sedimentos del litoral marítimo pampeano, ubicados entre la ciudad de Mar del Plata y Miramar, Provincia de Buenos Aires. Durante el Final del Plioceno ocurrieron dos fenómenos naturales  los cuales decidieron la suerte del  80 % de  las especies endémicas  y  autóctonas.  Una de ellas fue el " El Gran Intercambio Biótico Americano"(ver)  fue la migración de los mamíferos al restablecerse la unión entre América del Norte y Sur, provocando la llegada de la fauna invasora. Otro de los fenómenos fue el impacto de un "Asteroide"(ver) el cual ocurrió hace 3,3 millones de años. Recientemente se incluyo la edad "Marplatense", la cual se encuentra dividida en tres sub-edades (sanandresense, vorohuense y barrancalobense) que tienen una antigüedad entre 3,2 y 1,9 millones de años, ubicadas principalmente al sur de la ciudad de Mar del Plata. En el continente se produjo un evidente desplazamiento de distintos grupos de vertebrados hacia condiciones mas favorables existentes al norte de Patagonia. A partir del Plioceno el registro fósil pertenece exclusivamente a algunas localidades del norte y centro del territorio Argentino, a diferencia de las anteriores que se encontraban principalmente en Patagonia. Existía un gradiente decreciente de humedad en dirección al oeste. En el territorio se desarrollaron las llanuras, con extensas praderas bajo un clima templado - cálido y húmedo. Ingresaron provenientes de Norteamérica numerosas especies de carnívoros placentarios. Posteriormente al elevarse las Sierras Pampeanas se produce una "sombra de lluvias" al este de las mismas, con lo cual se produjo la desertización de las áreas sub-andinas. Este periodo coincide con un deterioro en el clima, con un enfriamiento a nivel global, fenómenos de glaciaciones, un aumento en el gradiente térmico latitudinal, y un descenso en el nivel del mar, lo que provoco la disminución de especies.

Fotos e Ilustraciones del Plioceno: Aquí

Hermosiornis rapax.                                                                      

Ave. Como ya lo habíamos aclarado antes, las aves carnívoras, tanto corredoras como voladoras, durante el terciario alcanzaron dimensiones increíbles y se convirtieron en las principales depredadoras por la ausencia de mamíferos competidores de talla grande. Hermosiornis fue un ave corredora y carnívora, de una altura superior a los 1,8 metros. La punta del pico dirigida hacia abajo como las aves rapaces delatan hábitos carniceros, cuyas principales victimas serian animales de talla media y pequeñas como la de Paedotherium o el Pseudotipotherium, a los cuales corría hasta poder golpearlos con su pico y una detenido, apoyaba sus grandes patas sobre su espalda, clavándole las garras, decidiendo una vez dominado el animal  como lo destrozaría.  Si encontraba algún animal muerto no lo desperdiciaría, sobre todo en épocas de escasees de presas. Sus alas eran muy reducidas, y sus músculos estaban atrofiados, lo que imposibilitaba al ave poder volar. Se extinguieron durante el Plioceno, hace 3 millones de años, sin dejar representantes. Poco después su nicho ecológico fue reemplazado por numerosas especies de mamíferos placentarios que ingresaron al continente por medio del istmo. 

Presbyornis pervetus.

Ave. Se trata de una especie muy representada en sedimentos marinos y costeros de la actual Patagonia, sobre todo en la Provincia de Chubut. Fue un pingüino muy parecido a los ejemplares vivientes. Su alimentación constituida principalmente de peces selectivos, algunos pequeños crustáceos entre otros. Sus alas modificadas producto a la evolución, presentan una estructura propia de aleta, las cuales permitían a este animal nadar a gran velocidad. La mayor parte del tiempo estarían en tierra firme, donde construían sus madrigueras en los pastizales, cuidando y alimentando continuamente a su descendencia en madrigueras, a salvo de los grandes depredadores marinos, los cuales asechaban constantemente a orillas del mar.

Trigodon gaudryi.

Mamífero. Es otro de los representantes del orden "Notoungulata" los cuales se diversificaron en América del sur colonizando distintos ambientes. Tenia adaptaciones semi-acuatica y se alimentaba de los vegetales que encantaba a orillas de los espejos de agua. La presencia de una gran fosa sobre el cráneo de este gigantesco animal, hacen suponer a los Paleontólogos que poseían un cuerno corneo curvado, el cual era utilizado para defenderse de los carnívoros de su época, como por ejemplo de las grandes aves corredoras y de los marsupiales con caninos muy desarrollados. Su cuerpo era muy grande y macizó, cubierto por una gruesa piel. Sus extremidades eran algo cortas y robustas, las cuales no eran aptas para correr. Su peso esta estimado entre 1,5 a 2 toneladas. Sus principales restos provienen de los acantilados marítimos de la costa bonaerense y de algunos sitios desérticos del interior de la Provincia. Se extinguió a fines del Plioceno, hace 3 millones de años antes del presente, dejando en su reemplazo al Toxodon, que fue muy común durante el Pleistoceno. 

Paedotherium typicum.

Mamífero. Del orden "Notoungulata" el Paedotherium fue el representante más pequeño del grupo y muy abundante. Sus dimensiones y aspecto en vida recuerdan a la liebre patagonica (dolichotis australis). Su cráneo era corto y robusto con una cierta semejanza a los de un roedor e incisivos muy prominentes de crecimiento continuo y cincelados pero cortos, ausencia de caninos, premolares y molares alargados, bilobulados y en numero de seis en cada mitad del maxilar y mandibular. Presenta orbitas grandes señalando posibles hábitos crepusculares o nocturnos, y aparato auditivo muy desarrollado, lo que permite inferir posibles hábitos terrestres y subterráneos. Miembros delanteros digitígrados, mientras los posteriores son mas lagos y plantígrados. Se alimentaban de vegetales duros y es muy probable que vivieran en madrigueras, las cuales excavaban ellos mismos. Fue una especie muy exitosa que vivió desde el Mioceno hasta el Pleistoceno inferior. Su extinción esta asociada a cambios ambientales que afectaron dramáticamente su población. 

Mesotherium cristatum.

Mamífero.  Fue un genero de Mediongulados Notoungulados de hábitos completamente terrestres y alimentación herbívora, compuesta principalmente por duros follajes que encontraban en llanuras abiertas. Su tamaño era similar al de una oveja actual, con largas extremidades adaptadas para correr a grandes velocidades cuando era perseguido por los feroces marsupiales o las gigantescas aves de esta época. Su cuerpo era delgado pero robusto. Su cráneo era muy diferente al que acostumbramos a ver en este tipo de animal, ya que presentaba una dentición rodentiforme. Son un genero mas modernos de Tipoterios, exclusivos del continente sudamericano. Sus restos aparecen frecuentemente a partir del Plioceno medio hasta el Pleistoceno medio  en los barrancos del litoral marítimo bonaerense.                                                                  

Telicomys giganteus.

Mamífero. Cuando escuchamos la palabra roedor, enseguida la asociamos con las pequeñas lauchas y ratones que frecuentamos ver en las inmediaciones de nuestros domicilios o en los campos circundantes. Durante el Plioceno se desarrollaron roedores de gran tamaño, llegando a tener tallas similares a la de una vaca domestica. Uno de ellos fue Telicomys giganteus. Tenia patas alargadas y tal vez estaba adaptado a la carrera. sus mandíbulas presentan grandes incisivos, cuya cara anterior  tienen un ancho de 3 centímetros, acompañados por cuatro molares por cada maxilar y rama mandibular. Suponemos que su hábitat estaba limitado a lugares secos y con follaje, aunque la evidencia fósil es muy escasa para brindar datos mas completos sobre su biología. Algunos restos significativos fueron descubiertos a mediados del siglo XX en cercanías de la ciudad de Miramar, Provincia de Buenos Aires, y depositados en el Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, donde se resguarda unas de las colecciones de roedores fósiles y actuales mas importantes del mundo.

Thylacosmilus atrox.                                                

Mamífero. Fue un importante carnívoro marsupial de la Era Terciaria, muy parecido al "Tigre dientes de sable" invasor, pero sin parentesco alguno, ya que este ultimo es un placentario. Es otro ejemplo de evolución paralela, es decir, dos especies totalmente distintas morfológicamente y que nunca habitaron juntas el mismo continente, se parecen ya que ambas cumplían el mismo rol en el ecosistema. Thylacosmilus llevaba unos largos y afilados colmillos proyectados hacia abajo y adentro de unos 15 centímetros y su tamaño corporal era como la de un puma viviente. A diferencia del "Smilodon", el Thylacosmilus no tenia incisivos ni una baina protectora para los caninos, los cuales crecían permanentemente como los dientes de un roedores. Es muy posible que sus victimas fueran los grandes mamíferos Notoungulados como los nombrados mas arriba, los cuales mataban con una simple mordida en el cuello. Sus caninos habrán infligido a sus presas heridas profundas, logrando que el enorme animal muera desangrado segundos después del terrible ataque. En Argentina se Han hallado muy pocos restos. Se conoce un cráneo muy deformado de la Provincia de Córdoba, mientras tanto, el Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata resguarda el cráneo mas completo del mundo y unas de las mayores colecciones de esta especie, constituida por restos mandibulares de ejemplares muy juveniles hasta adultos y otros marsupiales del Terciario. Su extinción esta asociada a los importantes cambios ambientales que sucedieron al final del Plioceno y a la ausencia de las grandes presas que este asechaba.

Chapalmalania altaefrontis.

Mamífero. Fue un "Procionido" que llego a América del sur en el gran "Intercambio Biótico Americano" ocurrido en este periodo. Se adaptaron rápidamente a las nuevas condiciones ambientales, diversificándose por todo el continente. Chapalmalania debió parecerse a un mapache gigante de 2 metros de longitud y 1 metro de altura. Era tan grande que la primera vez que se hallo este animal, los paleontólogos creían que era un oso prehistórico como aquellos que vivieron durante el Pleistoceno. Es muy probable que su dieta fuera muy variada, como plantas, huevos, peces, frutos, insectos y carroña. Su cráneo era ancho y parecido a un lobo. La dentición era completa, con incisivos curvados y anchos, caninos robustos y cortos, y sus molares presentan una superficie masticatoria para trituración de alimentos. Su similitud con el panda gigante de oriente es otro ejemplo de convergencia adaptativa o evolución paralela. Este enorme animal desaparece del registro fosilífero hace 3 millones de años atrás y se conocen muy pocas piezas de diagnostico.

Cyonasua argentina.

Mamífero. Era un "Procionido" al igual que Chapalmalania, pero de menor tamaño, emparentado con los actual genera Nasua que vive en la selva amazónica y misionera.  Perteneciente a la fauna aloctona cuya estirpe evoluciono en Sudamérica desde el Mioceno, es decir, hace 10 millones de años, siendo unos de los primeros carnívoros placentados que invadieron el continente. Fueron hallados en sedimentos de las Provincias de Catamarca, Mendoza, Córdoba y La Pampa.. A diferencia de otros carnívoros, Cyonasua poseía unos caninos muy desarrollados y robustos, y seguramente se habrá alimentado de mamíferos pequeños como el Paedotherium o de los antecesores de los actuales armadillos, pero también aprovecharía frutos, huevos y larvas.  De este genero se han hallado una cantidad importantes de restos en la formación "chapadmalal" entre las ciudades de Mar del Plata y Miramar, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Actenomys latidens.

Mamífero. Fue un roedor muy común en la región pampeana y es considerado como un fósil guía. Es un genero desaparecido a comienzos del Pleistoceno. Estaba emparentado con el actual genero Ctenomys (tucos tucos) los cuales tienen una gran diversidad en Sudamérica. Es probable que fuera de hábitos subterráneos, ya que sus restos normalmente son hallados en antiguas madrigueras. Su alimentación era herbívora, constituida principalmente por raíces y bulbos. Sus patas delanteras estaban provistas de falanges ungueales muy desarrolladas para la excavación. Cuerpo algo corto pero ancho. Sus vértebras cervicales cortas y poca movilidad, así que el animal debería voltearse completamente para ver hacia atrás. Su tamaño duplica notablemente a sus parientes actuales, y durante el Plioceno fueron la presa predilecta de muchos depredadores. Su extinción esta asociada a la desaparición de otros ejemplares. Su origen es aloctono, pudiendo ingresar probablemente al continente durante el Oligoceno medio. Se han podido colectar centenares de piezas, como esqueletos, cráneos y mandíbulas en la formación Chapadmalal, entre las ciudades de Mar del Plata y Miramar, como así también en otras partes de la Provincia de Buenos Aires y Misiones.

Ceratophrys prisca.

Anfibio. Su aspecto era similar a las actuales salamandras. Tenia una cabeza ancha e hidrodinámica como la de un animal nadador y cubierta por ásperas molduras óseas. Sus mandíbulas eran anchas y semi-circular provistas de una hilera de pequeños dientecillos aserrados, portando 8 dientes premaxilares y de 30 a 40 dientes maxilares, mientras que la mandíbula inferior carecía de estos, pero poseía un borde muy afilado. Excavaban cuevas en el suelo utilizando unos tubérculos córneos de bordes afilados que poseen en las patas posteriores Es probable que este raro animal se moviera torpemente en tierra firme, pero en el agua se movía rápidamente y con astucia para capturar pequeñas aves, mamíferos, insectos, peces e incluso miembros juveniles de su misma especie. El registro fósil de estos vertebrados es muy escaso. Recientemente se realizaron interesantes hallazgos al norte de la ciudad de Miramar. Una colección de cráneos muy complejos de ejemplares adultos y juveniles que se encuentra depositada en el Museo Municipal de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Después de este periodo son muy escasos.

Colubridae indet.

Ofideo. El hallazgo de serpientes en el registro fosilífero de los depósitos sedimentarios del Plioceno son muy poco frecuente, y generalmente se tratan de muy pocas piezas aisladas, como vértebras y costillas.  El origen de la fauna de Culubridos sudamericanos han tenido como fundamento común  el supuesto  ingreso pasivo de representantes de esta familia desde América del norte, con anterioridad al establecimiento del puente centroamericano, y probablemente ocurrió durante el Mioceno temprano, o tal vez antes. Algunos de los hallazgos de estos interesantes vertebrados fueron realizados en el Partido de General Pueyrredon y depositados en el Museo Argentino de Ciencias Naturales de Buenos Aires y en el Museo Municipal de Ciencias Naturales de Mar del Plata. Durante el año 2000, el director de Prehistoria Argentina, hallo numerosas vértebras, las cuales se encuentran en estudio y depositadas en el Museo "Lorenzo Scaglia" de Mar del Plata, que provienen de la Formación Chapadmalal, de la localidad fosilífera de Las Brusquitas, a 5 kilómetros al norte de la ciudad de Miramar, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Estos raros ofideos son muy importantes para los Paleontólogos, ya que los mismos sirven para realizar interpretaciones ambientales etc.  Al igual que sus parientes vivientes se alimentarían de pequeños vertebrados y principalmente de insectos.

Pyramiodontherium bergi.

Se trata de un Xenarthro emparentado con los Megatheriinae, frecuentes representantes fosilíferos en los afloramientos geológicos del Mioceno tardío – Plioneno temprano de las Provincias de Catamarca y Tucumán. Restos muy completos y de alto valor paleontológico fueron rescatados recientemente en niveles informalmente llamados “Araucarense” en el Bajo de Andalhuala, Catamarca. Su cráneo presenta un rostro mas ancho que largo. Este interesante perezoso extinguido presentaba falanges ungueales muy desarrolladas al igual que otras especies extintas o vivientes. Su alimentación estaría constituida por vegetación que abundaba en la región durante el Terciario, aunque también podrían haberse alimentado de carroña, como se ha demostrado con otros representantes del infraorden Pilosa. Su fémur era corto y robusto (recuerda fácilmente a los gigantes del Pleistoceno). En esta región también vivió otro gigante emparentado con el genero en cuestión, llamado Plesiomegatherium hansmeyeri, de talla algo menor al genero Megatherium fue un típico megamamifero del N.O Argentino.

Paragliptodon chapadmalensis.

Mamífero. Es un Gliptodonte cuya familia y origen se encuentra mejor desarrollada en el Pleistoceno (ver). Fue una especie muy típica en la antigua pampasia. Se caracteriza por tener una coraza formada por placas óseas y corneas de origen epidérmico. Su cabeza estaba protegida por un escudete cefálico. Su cráneo era pequeño a comparación de su cuerpo y tosco, con ramas mandibulares muy desarrolladas y una hilera de dientes muy compleja sin esmalte. La cola estaba formada por 4 anillos óseos y un tuvo caudal cilíndrico en su extremo, el cual, podía ser utilizado para defensa cuando era intimidado por los marsupiales carnívoros de la época, como el Thylacosmilus. Tenia 2,3 metros de largo y su peso fue de 200 kilogramos. Se alimentaba principalmente de vegetales duros. Los restos fósiles de esta especie generalmente son muy fragmentarios y aislados. Se extinguió al final del Plioceno, Hace 3 millones de años atrás, pero quedo reemplazado por algunas especies mas exitosas, logrando una gran diversificación y adaptación a la nueva complejidad del ambiente

Chlamydotherium paranense.

Mamífero.  También conocido como Kraglievichia, fue un enorme dasipodido, pero algo menor que Pampatherium del Pleistoceno (ver). Presenta un caparazón con escudete escapular y pelviano diferenciados, corto el anterior y prolongado el posterior, divididos por unas pocas bandas móviles. Compuesto por placas grandes, con una amplia figura central como en la mayoría de los representantes de la familia. Tenia un cráneo proporcionalmente mas robusto que el Pampatherium, con 36 dientes en sus mandíbulas. Patas largas a comparación con otros dasipodidos, pero igualmente anchas y fuertes. Cola con placas y escamas óseas y corneas. Alimentación muy variada, constituida principalmente desde plantas hasta cadáveres en buen estado de descomposición. Entre las ciudades de Miramar y Mar del Plata se pueden observar una variedad increíble de paleocuevas atribuidas a este genero o alguna especie morfológicamente similar.

Thylatheridium cristatum.

Mamífero. Genero de marsupial muy abundante a fines del Plioceno y Principios del Pleistoceno pampasico. Su tamaño era mediano, los cuales pudieron ser de hábitos arborícolas y terrícolas. Su dieta era omnívoro, es decir, comían de todo, desde huevos, insectos hasta pequeños roedores de la época. Su reproducción era muy compleja, ya que las hembras daban a luz a fetos pocos desarrollados, los cuales, terminaban su etapa de crecimiento en un saco externo. Los fósiles de estos pequeños mamíferos son hallados con cierta facilidad en los depósitos fosilíferos de la Provincia de Buenos Aires, entre las Localidades de Mar del Plata y Miramar.

Otros Vertebrados del Plioceno Argentino: Sparassocynus, Pseudohalmarhipus, Nuñezia, Dankomys, Cholomys, Proctenomys, Eucoelophorus, Pseudoplataeomys, Pithanotomys, Abrocama, Neoepiblema, Dabbenea, Eumegamys, Isomyopotamus, Neoreomys, Cardiomys, Caviodon, Chapadmaltherium, Protohydrochoerus, Brachytherium, Ocnerotherium, Xotodon, Xyophorus, y Nonotherium. 

Bibliografía: The Penguins Tony D Williams, OUP, Oxford, 1995. Penguins, Past and Present, Here and There, G G Simpson, Yale University Press, NY, 1976.

 Pioneros | Divulgación | Instituciones | Bibliografía | Turismo | Sitios Web El origen | Grupo Web Boletin | Links | Precámbrico Paleozoico | Triasico | Jurasico | Cretácico | Paleoceno | Eoceno | Oligoceno | Mioceno Plioceno | Pleistoceno | Holoceno | Internacional | Glosario | Antártida | Congresos | Preguntas | Resúmenes | Estampillas | Galería | Correo Web | Ley | Servicios Hemeroteca Noticias I Encuestas

Copyright © 2001-2004. Paleontologia de Argentina Web Site - Mariano Magnussen Saffer. Todos los derechos reservados  .