Make your own free website on Tripod.com
 

 PaleoArgentina - www.paleontologia.deargentina.net.ar

Paleontologia de Argentina te invita a recorrir virtualmente el pasado de nuestro pais, por medio de textos e imagenes de gran calidad, convirtiendose en el sitio mas completo de su tematica en toda America Latina. Gracias por tu visita y cualquier duda comunicate con nosotros por correo electronico: paleontologia@deargentina.net.ar o paleontologiaweb@yahoo.com.ar.

I   Volver Principal   I   Comunicate con nosotros   I     Imprimir esta Pagina   I     Bajar la Pagina en Formato Zip   I

 

Origen de la Vida:

Aquí mostraremos en forma de introducción algunas ideas, discusiones y teorías sobre el origen de la vida. Te aconsejamos visitar en nuestra pagina las sección "mas información", donde encontraras datos muy interesantes sobre el origen de la vida y la evolución biológica en la Tierra.

El origen de la vida

No siempre existió la vida sobre la Tierra. El tremendo calor de los primeros tiempos destruía todo posible germen vital. Cuando se formó la corteza terrestre y la temperatura descendió por debajo de los 1 000° C las nubes de vapor de agua pudieron descargarse y comenzó la circulación del agua sobre la Tierra; fue entonces cuando se hizo posible la vida. Lo comprueban los fósiles hallados, es decir, los restos de animales y vegetales petrificados, o los rastros o improntas dejados por esos organismos en diversos terrenos geológicos antiguos.

Dado que a lo largo de los siglos la flora y la fauna cambian de carácter, se han podido establecer fósiles de la misma especie y edad para señalar la sucesión de las capas geológicas. Este hecho sirve a la Paleontología para estudiar la historia de los organismos vivos, que se remonta hasta las primeras edades geológicas en las que comenzara a circular el agua.
Desconocemos el aspecto de los primeros seres. Tres quintas partes de los terrenos están cubiertas de agua y es imposible buscar fósiles que permanecen aún ocultos en el fondo de los mares.
Las primeras huellas parecen haber sido borradas por la transformación de las capas más antiguas en granito y en gneiss. Un hecho es cierto: la vida sobre la Tierra, con los primeros seres que la poblaron, solamente pudo aparecer después de¡ comienzo de la circulación de las aguas.

De dónde procede la vida de nuestro planeta

¿Es posible creer en la existencia de gérmenes de vida en el espacio bajo la forma de cosmozoos o biogenes que desde allí hayan llegado a la Tierra?
La muy baja temperatura en el espacio 2730° C lo imposibilita, aunque recientemente un grupo de científicos señalaron el origen de la vida del planeta tierra a través de restos fósiles hallados en un meteorito que probablemente es del planeta Martes. Los últimos ensayos para conservar alimentos orgánicos a temperaturas similares a la señalada, probaron que la sustancia coloidal es definitivamente destruida sin reconstrucción posible. El mismo calor provocado por la velocidad de cada meteoro en movimiento, hubiera quemado los gérmenes vitales del espacio. La ausencia completa de humedad y de oxígeno, imprescindibles para la vida en el espacio cósmico, indica la imposibilidad de existencia de los soñados cosmozoos.

Características de la evolución orgánica

Por lo antedicho, la célula primera no pudo proceder por evolución estrictamente material; pero, ¿el cuerpo humano pudo haber evolucionado directamente de un cuerpo formalmente animal?
El dato principal nos lo proporciona la unidad de función y de estructura, tanto en la escala micro como macroscópica vegetal y animal; esta unidad de estructura sólo se explica por un origen común. Los seres que a simple vista parecen muy diferentes están conformados según planes y a expensas de compuestos iguales.
Allí, donde los caracteres morfológicos visibles son poco notables, basta con recurrir a la Embriología (ciencia que estudia el desarrollo del ser vivo desde, el huevo hasta la formación del nuevo individuo).
La Embriología muestra los innegables lazos de parentesco que un desarrollo demasiado especializado o que una metamorfosis hacen desaparecer en el ser adulto; no sólo descubre una unidad de desarrollo, sino también de organización. Desde el punto de vista funcional cada fenómeno vital (digestión, movimiento, excreción, etc.) parece ser la suma de una serie de fenómenos físicos y químicos idénticos a los que podemos provocar en el laboratorio; sin embargo no es así: estos fenómenos se desarrollan con una complejidad y coordinación tan avanzada que no sería científico declarar que la vida es el producto solamente de la suma de fenómenos físicos y químicos. La Paleontología tiene un argumento más espectacular. El estudio de los fósiles prueba cómo la fauna se sucede en el transcurso del tiempo, respetando en su organización el ir de lo simple a lo complejo.
De tiempo en tiempo se descubren nuevos restos fósiles; muchas formas animales no se conocen por la dificultad de fosilizarse.

Recordamos que las épocas geológicas se subdividen en eras y períodos, cuyo tiempo de duración está definido:

1- El Cuaternario se remonta a 500 000 años. 
2- El Terciario se remonta a 70 000 000 años.
3- El Secundario se remonta a 190 000 000 años.
4- El Primario se remonta a 500 000 000 años.


A su vez, la era primaria se subdivide en seis períodos:

1- El Cámbrico, que se remonta a 500 millones de años.
2- El Ordovícico, que se remonta a 390 millones de años.
3- El Siiúrico, que se remonta a 340 millones de años.
4- El Devónico, que se remonta a 310 millones de años.
5- El Carbonífero, que se remonta a 275 millones de años.
6- El Pérmico, que se remonta a 225 millones de años.

Los cordados

Teniendo en cuenta, en las eras geológicas y sus correspondientes períodos, solamente los Cordados, vemos que:
en la era Primaria o Paleozoica,

- en el período Cámbrico no existen representantes de este phyium; sólo quedan fósiles de Invertebrados;

- en el período Ordovícico se encuentran fósiles de los primeros Vertebrados, representados por peces primitivos muy parecidos a las lampreas de hoy;
- al período Devónico se le llama la edad de los Peces porque, según sus restos fosilizados, son numerosos los peces óseos y cartilaginosos;
- el período Carbonífero se caracteriza por el desarrollo de los Anfibios; al finalizar aparecen vestigios de numerosos reptiles, los que por su aspecto eran semejantes a una salamandra.
- el período Pérmico muestra fósiles de Reptiles;
· en la era Secundaria o mezozoica alcanzan su apogeo los Reptiles (es la llamada edad de los Reptiles). Además, existen huellas que demuestran la aparición de aves y mamíferos primitivos;
· en la era Terciaria cobran relieve los Mamíferos;
· la era Cuaternaria asiste al nacimiento del hombre.
Analizando estos, restos fósiles, muchos autores explican la evolución. Pero este hecho debe poder demostrarse para aceptarlo, y la demostración directa de la filiación de las especies es imposible.

La evolución es, hasta el momento, una hipótesis razonable, que no se puede rechazar sin sustituirla por otra similar. Es decir, un biólogo, con los datos actuales, tiene que trabajar en el terreno de la evolución o
buscar otra explicación.
Lo que actualmente conocemos del hombre fósil y de los llamados prehumanos, prueba que en diferentes niveles geológicos del Cuaternario hubo un gran número de representantes localizados en lugares diferentes. Se buscan con afán restos de estos representantes en un intento de reconstruir la evolución que experimentaron, a fin de lograr establecer la cadena hombre. Por ejemplo, son célebres los restos hallados en Neanderthal (Alemania) en 1856, parecidos al hombre de nuestros días, con orificios nasales mayores, carentes de mentón, arcos superciliares prominentes a modo de visera, bóveda craneana baja, frente hacia atrás. El esqueleto era pesado, y los músculos aparecen con inserciones extensas. Estos ejemplares alcanzaron 1,60 metro de altura. Se llegaron a completar restos de 58 individuos.

En África del Sur, en 1924, se encontraron e ' n una gruta, restos de un cráneo joven al que se denominó Australopithecus africanos.

A estos restos fósiles siguen otros hallados en distintos lugares del globo.
Los restos hallados en terrenos de¡ Paleolítico superior se asemejan al hombre actual, aunque su cavidad craneana tiene menor desarrollo, sus órbitas son grandes y hundidas y tienen un prognatismo acentuado. El tipo más conocido es el Cro-Maqnon. Otros se encontraron en las grutas de Grimaidi (catorce esqueletos), Moravia (dieciocho esqueletos), Rhin (dos esqueletos).

El hombre de Wadjad se encontró fuera de Europa; se hallaron dos cráneos a fines del siglo XIX en la isla de Java. Es de interés porque indica la raza más primitiva que subsiste actualmente en la actual raza australiana.

Ser persona es presentar un cuerpo y un alma consustancialmente unidos. El cuerpo es lo orgánico y en él cabe la posibilidad de la evolución. El alma, que es de naturaleza estrictamente espiritual y por lo tanto intrínsecamente independiente de la materia, exige para el hombre la inmediata intervención de Dios.
Además, debe quedar claro que, aun admitiendo la evolución física de una rama animal en la formación de¡ cuerpo de¡ hombre, en el momento crítico de la creación de¡ alma humana, no tenemos una evolución continua e insensible, sino que exige una inmediata intervención divina en el sentido creador y modificador de lo ya creado.

Resultados finales

La ciencia no ha demostrado nada contrario a la narración histórica bíblica.
La semejanza que pueda existir entre algunos vertebrados con el hombre no afirma ni niega la evolución, ya que:
Que dos cosas sean semejantes no significa que una proceda de la otra.
Que se den algunas semejanzas entre el hombre y el antropoide no da derecho a omitir las desemejanzas.

Es necesario establecer la comparación hombre y antropoide desde todos sus aspectos.
El criterio morfológico es el menos válido de todos frente al concepto de persona y no debe prescindiese de los demás criterios que hacen a la actividad vital de¡ organismo, que en el hombre es lo fundamental.
Debe atenderse al criterio fisiológico (actividad biológica) y psicológico (instintos y fenómenos de orden mental).
Las variedades en estos aspectos son tantas y tan valiosas que las diferencias morfológicas son nulas.
Por otra parte, los descubrimientos paleontológicos sólo pueden referirse a la morfología. Todo lo demás que se diga en torno de ésta es hipótesis.
Los descubrimientos señalados, y otros, se exageraron en contra de la filosofía antropológica, al aceptar las teorías evolucionistas que, siendo estrictas, interpretan sus hallazgos y dan por probadas sus tesis.

Debemos pensar al hombre como un ser material y un ser espiritual (con inteligencia y voluntad), capaz de ser libre y ejercer su libertad con responsabilidad y elevándose por sobre todas las cosas terrenas hacia su vida sobrenatural.

Algunas teorías sobre la evolución orgánica

Lamark (Juan Bautista Antonio Pedro de Monet, 1744-1829) recogió las ideas de Buffon (Jorge Luis Lecierc, 1707-1788), quien aceptaba la acción de¡ clima sobre los vegetales y los animales.
Lamark, en su Filosofía zoológica (1809), dice que todos los vegetales y animales proceden por evolución de un antecesor común, y que la evolución se hace yendo de los más simples a los más complejos, pero que en esta línea puede intervenir el medio (por las necesidades de los organismos) originando modificaciones.
Estas modificaciones obligaban a un animal a alterar sus hábitos vitales y éstos provocarían el desarrollo (por uso) de ciertos órganos, y la atrofia (por no uso) de otros y que estas modificaciones se heredarían.
La teoría de Lamark se sintetiza en el principio de adaptación al medio y herencia de caracteres adquiridos.
Jorge Cuvier (1769-1832) no aceptó la teoría lamarkiana y supo combatirla con su teoría del fijismo de las especies.
Carlos Roberto Darwin (1809-1882), como resultado de sus observaciones durante viajes científicos, aceptó las ideas de Lamark, señalándoles como causa la selección natural y publicó en 1858 una síntesis de su teoría en el "El origen de las especies por medio de la selección natural".

Esta teoría es conocida como el darwinismo y se sintetiza en que todos los seres vivos varían y sus variaciones pueden ser hereditarias o no, pero los que poseen caracteres más eficaces para la lucha por la existencia son los que cuentan con más posibilidades para reproducirse. Este hecho, al cabo de generaciones, es el responsable de que la especie sea totalmente distinta a la de sus antecesores.
El darwinismo apoya la lucha por la existencia y la supervivencia de¡ más apto. La explicación de Darwin no era suficiente en cuanto a la razón que producía las variaciones, lo que lo obligó a introducir modificaciones en su teoría, surgiendo el neodarwinismo.

Augusto Weismann (1834-1914), biólogo alemán neodarwinista, diferenció por primera vez las células somáticas y las germinales y dijo que sólo pueden ser 'heredadas las variaciones que interesan a las células germinales..
Al iniciarse este siglo las investigaciones sobre herencia de Mendel, de DeVries y de Morgan demuestran que las especies varían, que se heredan y explican el cómo y el porqué.
La evolución orgánica debe ser interpretada como un proceso de transformación, por las mutaciones ocurridas en el transcurso de las eras geológicas y por acción de¡ medio.
En el ciclo de vida de las diferentes especies actúan distintos factores: de competencia por el alimento; por el refugio; de elección sexual; de aislamiento por presencia de barreras naturales que impide que las especies de un área se mezclen con las de otras, haciendo que surjan entidades específicas distintas de las vecinas.

Evolución divergente

Es cuando dos o más especies descendientes de antecesores comunes son muy diferentes entre sí por adaptación a distintos medios (tapir y caballo).

La evolución convergente es cuando dos o más especies que descienden de antecesores diferentes se parecen en muchos caracteres (manatí y ballena), también este proceso es conocido como "convergencia adaptativa o evolución paralela.

 Pioneros | Divulgación | Instituciones | Bibliografía | Turismo | Sitios Web El origen | Grupo Web Boletin | Links | Precámbrico Paleozoico | Triasico | Jurasico | Cretácico | Paleoceno | Eoceno | Oligoceno | Mioceno Plioceno | Pleistoceno | Holoceno | Internacional | Glosario | Antártida | Congresos | Preguntas | Resúmenes | Estampillas | Galería | Correo Web | Ley | Servicios Hemeroteca Noticias I Encuestas

Copyright © 2001-2004. Paleontologia de Argentina Web Site - Mariano Magnussen Saffer. Todos los derechos reservados  .