Make your own free website on Tripod.com
 

 PaleoArgentina - www.paleontologia.deargentina.net.ar

Paleontologia de Argentina te invita a recorrir virtualmente el pasado de nuestro pais, por medio de textos e imagenes de gran calidad, convirtiendose en el sitio mas completo de su tematica en toda America Latina. Gracias por tu visita y cualquier duda comunicate con nosotros por correo electronico: paleontologia@deargentina.net.ar o paleontologiaweb@yahoo.com.ar.

I   Volver Principal   I   Comunicate con nosotros   I     Imprimir esta Pagina   I     Bajar la Pagina en Formato Zip   I

 

Paleontología del Continente Antártico.

Durante los últimos años se han realizado numerosos descubrimientos Paleontológicos en la Isla James Ross pertenecientes al Sector Antártico Argentino, cuyas expediciones fueron apoyadas por la colaboración destacada de los geólogos del Instituto Antártico Argentino, como así también, en otros sectores del continente blanco. En una de las penínsulas de la Isla James Ross y conocida como "El Morro" se realizaron numerosos estudios y se proyectan otros, cuya área de observación se encuentra a 50 kilómetros de la Base Marambio.   

Características Ambientales y Climáticas del pasado del Sector Antártico.

Hasta los años 80, Australia había producido pocos dinosaurios, y no había venido ninguno de Nueva Zelanda o Antártida. Había varias explicaciones para que las rocas portadoras de fósiles fueran difíciles de encontrar. Las llanuras y las erosiones destruyen muchos fósiles mesozoicos en Australia, las rocas volcánicas ocupan gran parte de Nueva Zelanda, y una inmensa placa de hielo cubre la Antártida. Todavía no sabemos cómo los dinosaurios habitaron estas tres partes de Pangea, teniendo en cuenta que el contienen estaba dividido en once partes.

Paleofauna del Sector Antártico Argentino.

La Antártida estaba poblada por dinosaurios, pero la mayor parte del continente está cubierta de hielo, lo que dificulta las excavaciones.

Hadrosaurio s.p.

Una expedición dirigida por Jim Martin, del Museo Geológico de Dakota del Sur, en Estados Unidos, encontró los restos de un Hadrosaurio de constitución similar a la de un pato en las remotas islas de Vega y Seymour, también cerca de la punta sur de Sudamérica a principios de 1998. Los fósiles de dinosaurios de esta parte de la Antártida siempre serán relativamente raros porque las rocas se depositaron en una zona marítima de poca profundidad. Añadió que el hallazgo del Hadrosaurio  fue la "primera prueba concreta" de que Argentina y la Antártida estaban conectadas durante la época de los dinosaurios.

Aspecto que presentaría el Hadrosaurio hallado en la Antartida. Reconstrucción en escala natural del Museo Paleontológico del Comahue, Neuquén.

   
Ornitisquio indet.

En febrero de 1998, dos geólogos del Instituto Antártico Argentino (Juan Manuel Lilio y Hector Nuñez) viajaron hasta la Península El  Morro, en la Isla James Ross, a unos 50 kilómetros de la Base Marambio, en el Sector Antártico Argentino. Hace 74 millones de años, cuando este  dinosaurio vivía, la Antártida tenía una temperatura promedio de 10 grados, las gruesas capas de hielo que hoy cubren gran parte de su superficie no existían y las lluvias eran abundantes, lo que permitía la  proliferación de una abundante vegetación.
Las aguas que bañaban las costas de este continente era relativamente cálidas y los vientos apacibles.

En febrero de 1999, los dos geólogos regresaron al lugar del hallazgo junto al técnico en paleontología Marcelo Isasi. De ambas exploraciones (1998 y 1999) resultó gran parte de una extremidad posterior derecha: parte del fémur, tibia, fíbula y tarso. Mientras exploraban la región, con una temperatura de 2 grados bajo cero y vientos de 5 kilómetros por hora, los geólogos dieron con unos peculiares restos  fósiles.
De regreso en Buenos Aires los huesos fueron examinados por el Dr. Fernando Novas, del Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia" y se determinó que pertenecían a un dinosaurio ornitisquio.

Reconstrucción del ornitisquio hallado a pocos kilómetros de Base Marambio, en el Sector Antártico Argentino. Vivió durante el Cretácico, hace 70 millones de años.

   

Anquilosaurio s.p.

En 1986 un grupo de científicos Argentinos encontraron en el hemisferio sur el primer dinosaurio acorazado Anquilosáurido, hasta entonces desconocido en toda la región. Los anquilosaurios del Cretácico más comunes fueron los del Cretácico Tardío de Norteamérica, aunque también hay algunos hallazgos excepcionales en el Cretácico Temprano de Europa y Asia.

Todos los ankylosaurios eran vegetarianos y tenían una armadura de espinas, protuberancias y picos en la espalda. La armadura estaba hecha de piezas de hueso que crecían bajo la piel y formaban un duro cascarón sobre la espalda y cuello, lo que probablemente protegía al anquilosaurio de los dientes de los carnívoros. Con el tiempo, esas placas óseas sencillas se hicieron más grandes en algunos dinosaurios, formando grandes espinas o nudos.

Aspecto que presentaría en vida el do Anquilosáurido hallado en la Antártida Argentina.

   
Hipsilofodonte s.p.

En 1989 unos científicos británicos anunciaron un fósil de hipsilofodóntido. Ambos procedían de rocas del Cretácico superior de la Isla James Ross de la península antártica.

Se trata de un herbívoro de tamaño medio y abre la discusión respecto a la separación continental y la migración de la paleofauna Mesozoica.

 

Hipsilofodonte procedente de la Antartida Argentina.

Mosasaurio s.p

Fueron unos exitosos animales que se alimentaban de peces y grandes Anmonites. Tenían una diversificación muy importante en los mares del Cretácico tardío, época en que otros reptiles estaban en decadencia, como los Plesiosaurios y los Ictiosaurios. El tamaño de estos ejemplares varían de 9 a 15 metros de largo. Su cuerpo era delgado con una cola ancha y plana que usaba para impulsarse al nadar, ya que sus extremidades se habían transformado en aletas. Sus mandíbulas presentaban dientes cónicos y muy afilados.

 

Reconstrucción en vivo del Mosaurio hallado en el sector Antártico Argentino.

Iguanodontia indet.

Los fósiles de un nuevo dinosaurio nómade adaptado al clima templado fueron desenterrados de una isla de la Antártida cercana al extremo austral de Sudamérica, y aunque todavía no se han podido estudiar con profundidad, los expertos ya lo consideran un raro hallazgo.

Los huesos de la pierna y otro del muslo de un herbívoro bípedo de cuatro metros de longitud se encontraron en febrero en la playa rocosa de la Isla James Ross, 50 kilómetros al sur de la base Argentina de Marambio en la punta sur de la península Antártica.

Todavía expectantes respecto a los hallazgos, dos geólogos del Instituto Antártico Argentino mostraron los huesos fosilizados que tienen 74 millones de años a Fernando Novas, un paleontólogo del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia de Buenos Aires. "Este era un tipo de dinosaurio todavía desconocido. Ahora se han descubierto cinco especies de dinosaurios en la Antártida".

Este ejemplar pertenece al género Iguanodonte, un tipo de dinosaurio del Jurásico superior que se descubrió por primera vez en Gran Bretaña. Tenía cuatro extremidades, cola larga, cuello corto, se podía erguir, y vivía en un clima templado.

El descubrimiento muestra que los dinosaurios podrían haberse adaptado a diferentes tipos de climas, tales como el clima antártico de aquella época, en que la temperatura del agua oscilaba entre los 10 y los 12 grados.

Reconstrucción en vivo del Iguanodonte descubierto en el Sector Antatico Argentino.

Si posee mas información sobre el tema, agradecemos su contribución.

 Pioneros | Divulgación | Instituciones | Bibliografía | Turismo | Sitios Web El origen | Grupo Web Boletin | Links | Precámbrico Paleozoico | Triasico | Jurasico | Cretácico | Paleoceno | Eoceno | Oligoceno | Mioceno Plioceno | Pleistoceno | Holoceno | Internacional | Glosario | Antártida | Congresos | Preguntas | Resúmenes | Estampillas | Galería | Correo Web | Ley | Servicios Hemeroteca Noticias I Encuestas

Copyright © 2001-2005. Paleontología de Argentina Web Site - Mariano Magnussen Saffer. Todos los derechos reservados  .